Se ha producido un error en este gadget.

martes, 20 de julio de 2010

matrimonio, mi manera de verlo

hasta no hace tanto tiempo, el matrimonio era algo exclusivo de las parejas heterosexuales. esto ha cambiado ahora gracias a la ley recientemente aprobada por el senado Argentino. Dicha ley es un avance importantisimo a nivel cultural y legal para el país y para el mundo ya que permite que las parejas de personas del mismo sexo contraigan matrimonio garantizándoles los mismos derechos que ya poseían las parejas heterosexuales.
Este cambio impulsó muchas reacciones diversas tanto a favor como en contra y a mi parecer sacó a la luz la verdadera cara de mucha gente, que se decian personas tolerantes y justas y demostraron ser todo lo contrario.
Gente que empezó a hacer acusaciones y a juzgar a los homosexuales, denigrarlos y tratarlos de enfermos y muchas otras atrocidades. Personalmente me tocó discutir con personas necias que se niegan a aceptar la realidad que pasa ante sus ojos y prefieren permanecer cegados por una venda de negación. Chicas jovenes que entre sus amigos homosexuales y bisexuales se muestran abiertas y resultan ser todo lo contrario. Otras que dicen que la biblia condena esas relaciones, y no aceptan que les demuestres que la ley civil no se rige por la eclesiastica o que se llenan la boca hablando de valores y de que la gente debería hacer todo lo que dice la iglecia mientras tienen en su facebook una foto de perfil donde se les ve el corpiño.
Esta amplia muestra de hipocresía sirve y mucho, sobre todo para conocer la verdadera cara de las personas y sus opiniones más apasionadas.
Ojo que no digo que todos los católicos por ejemplo sean iguales, hay unos mas abiertos que otros pero me parece inaudito como se dejan llevar por predicamentos contradictorios que no tienen fundamentos e insultan a la racionalidad humana dandole una falsa sensacion de plenitud con la fe.
Si Dios o Jesús quisieron algo, seguro que fué amor entre las personas, paz, respeto, aceptación y no discriminación y mucho menos instituciones gobernadas por hombres que dicen hablar en su nombre mientras dañan al projimo.
Leí por ahí que los "gay" n deberían adoptar hijos porque son unos pervertidos que les gustan los varones entonces van a abusar sexualmente del varon que adopten. eso no solo es un disparate sino que con la misma lógica podria prohibirle a los hombres heterosexuales tener hijas ya que como a el hombre le gustan las mujeres abusaria de ella, todo esto sin contar que la gran mayoría de abusos son de parte de hombres heterosexuales a niñas y mujeres. Y no nos podemos olvidar de los sacerdotes abusadores tanto de niñas como de niños que la iglesia amablemente perdona y esconde.
 Un matrimonio heterosexual no es garantía de una familia feliz, que tiene para decir de la Iglesia de la violencia de genero? nada porque para ellos la mujer esta al servicio del marido, por eso no les cabe en la mente la idea de dos hombres y dos mujeres (quien somete? quien es el sometido?) y olvidan que una relación es amor, no sometimiento. Tampoco pueden entender como un hombre puede no ser el típico "macho" insensible, intelerante, duro para pasar a tener sentimientos y ya sea homosexual o no lo insultan llamandolo maricón.
Que lejos estamos todavia de una sociedad receptiva y tolerante, que entienda que la diversidad de colores que existen en el mundo es lo que lo hacen hermoso e interesante, para que quiero un mundo blanco o negro, sin contrastes, luces o sombras? cuando puedo tener un paraíso pintado de arcoiris.-
J.O.



5 comentarios:

Anónimo dijo...

me encanta , sos una mina con lamente re abierta ye s por eso que te amo con toda mi alma .,
electrofuncklove

Anónimo dijo...

muy buena la verdad tendrias q publicar esta nota en el facebook o en cualquier red social y etiquetar a muchas personas....haber si asi se dan cuenta...

Dynka dijo...

Me encantó leerte!! (vengo de la pégina de fb a favor del matrimonio para todos)
justamente me gustó que trataras la parte en la cual la Iglesia se opone porque aún propugna las diferencias de género, el sometimiento de la mujer al hombre (asi como el de los pueblos al monarca, los inferiores a los pretendidamente superiores, los feigreses a la diósesis).
La historia de la fé católica no es más que la historia de la dominación, de las conquistas, de la imposición de un culto para adueñarse de las tierras y del fruto y la fuerza del trabajo de las comunidades americanas y africanas; y hacia adentro del seno de la misma Europa como justificativo de un medioevo oscurantista.
Es la historia del poder, la lucha por mantenerlo, es la historia de la política de unos pocos, es ciertamente la institución más nefasta de la humanidad. NO quiero extenderme con este tema más de lo que ya lo he hecho, pero aprovecho para contar que para mi esta, la lucha por el matrimonio humanitario, fue un combo de todo ello que menciono: la igualdad de 2 géneros contrapuestos antagónicamente (tal cual decis, "porque para ellos la mujer esta al servicio del marido, por eso no les cabe en la mente la idea de dos hombres y dos mujeres (quien somete? quien es el sometido?"), la lucha por la admisión de una nueva categoría sospechosa entre las ya conocidas, que es la de orientación sexual, para erradicar y sancionar todo tipo de discriminación que en ella se funde. Es también un paso adelante en la historia de la humanidad, en el que fuimos parte.
Me parece increible que haya gente que aún se opone. Y peor me parece que no tengan más argumento que dar que un libro que un grupo de escribas confeccionaron hace casi 2 mil años.

Anónimo dijo...

Me encanto esta publicacion de tu blog amiga. Definitivamente es muy cierto todo lo que decis & estaria buenisimo que mucha gente viera las cosas asi como nosotros tambien las vemos.
Segui con esto porque esta genial.

John Spencer.

El Brillo De La Luciérnaga dijo...

Guau me ha gustado mucho y es verdad todo lo que dices! A veces los dogmas religiosos no tienen el argumento suficiente para que las personas nos "sometamos" a ellos. Entre el negro y el blanco también existen las tonalidades grises y me alegra ser parte de ello. Lastimosamente la Iglesia es una institución con mucha influencia y en nuestro camino tendremos que luchar fuertemente por nuestros derechos si queremos ver un mundo tolerante y en el que convivamos en paz. No creo que a Dios le improte si soy homosexual, bisexual, transexual o heterosexual, vivimos en un mundo físico, lo que ignoramos a veces es el alma, y ésta no tiene sexo, el amar a una persona independientemente de su sexo hace que todos nosotros nos enamoremos de lo verdaderamente importante en alguien, aunque no digo que todos nos volvamos bisexuales, sino que los que lo son, y contando también las otras orientaciones sexuales, que la vivan con gusto, el sexo es una forma de comunicación con el otro y si eres así cree que lo eres por algo.

Namasté. Seguiré tu blog. ;)

Publicar un comentario